“Mira qué casualidad: el palacio de justicia. Voy a cargarme a un par de