Los fundamentos de la RCA (Red de Colectivos Autogestionados) son la libre asociación y el apoyo mutuo. Los colectivos asociados a la RCA somos completamente autónomos en el ejercicio de nuestra actividad y nos vinculamos entre nosotros por un denominador común: los acuerdos que libremente suscribimos en Asamblea.

La gestión de los recursos y toma de decisiones mediante asamblea, impide y nos posiciona frontalmente contra cualquier forma de explotación, entendida esta como la enajenación de lo producido tanto como de la propia voluntad y capacidad de decisión, de forma que si alguien no posee aquello que produce o no tiene posibilidad de decidir sobre aquello que realiza, está siendo explotada/o.

A su vez, desechamos el ánimo de lucro como fin de cualquier actividad económica, una vez satisfechas nuestras necesidades de manera suficiente y digna, no buscamos la mera acumulación de capital, el lucro, sino que los excedentes se destinan tanto a proyectos en desarrollo como nuevos, por tanto nuestra intencionalidad va encaminada a extender métodos libres de relacionarnos, trascendiendo a todos los ámbitos posibles y posibilitando que la autogestión generalizada sea una realidad para el conjunto de la sociedad.