DOMINGO 7// POLYGON// V34//

THE POLYGON.

-Tunguska series-

Me sucedió la otra noche. En un conocido bar de taxistas del centro, a las 5:30 AM, tomando la última, mi mirada se cruzó con los ojos vacíos de un ser extraño. Poseía un andar espasmódico que no le impidió llegar hasta la barra, no sin esfuerzo. Le quedaban las fuerzas justas para llegar a repostar. Una vez conquistó la cumbre, con una voz avernaria, que parecía traer de la profundidad los gritos de las almas perdidas a lo largo de la noche, pidió una caña, un montado de jamón y una hamburguesa con patatas. La caña se la bebió por fuera, por fuera de la boca, se entiende, y el montado y la hamburguesa, oh, eso sí acerto a introducirlo en su boca infernal y la masticó de una manera que no existe forma humana de relatarlo. Llegó al paroxismo al tratar de acertar con el tenedor en las patatas fritas. Tensión permanente: en cualquier momento nos la echa encima. La escena era contemplada por todos los presentes con expectación, algo de sorpresa. Esa mezcla de miedo y sorpresa de quien de pronto se encuentra cara a cara con la muerte. Fruto del embrujo, ni mi amigo Carlos ni yo podíamos mirarnos entre nosotros. Sólo teníamos ojos para Él. Fueron los diez minutos más largos si no de mi vida, seguro que de aquella noche ya mañana.

Este ser, que nunca sabré su nombre -es probable que ni siquiera tuviera-, era evidente que había vivido cosas. Cosas que no podemos ni imaginar. Cosas que no podríamos creer, sólamente podríamos hacernos una vaga idea de lo que ha pasado al observar las evidencias padecidas.

/La Guerra cambia a las personas./

Al terminar la faena, pagó con tarjeta y salió decidido y tambaleante hacia la puerta, donde desapareció en la oscuridad que ya se disipaba. El personal respiró aliviado y Él posiblemente vomitaría au fastuoso desayuno a los diez metros de salir, y que tal vez ni recordara cuándo entró eso que ahora exhalaba violentamente por la glotis.

Y se alejó de mi vista para siempre. Y luego soñé con que salió de Polygon. O que quería volver y no recordaba el camino, y quedó para siempre perdido en la espiral de los de lunes a viernes. Le echo de menos.

,,—–,,

Polygon era un trozo de tierra al sur de Siberia y cerca de Mongolia donde la URSS realizó sus pruebas nucleares durante más de cincuenta años. Por descontado no era una zona despoblada —lo cierto es que hay personal en casi cualquier páramo del planeta—, aunque igual sí poco importante para la Nomenklatura.

Cincuenta años de bombas, radiación, tumores, deformaciones, muerte. Menos las bombas, razón sinequanon, lo demás efectos colaterales contra la humilde clase trabajadora del culo del mundo.

Literalmente, convertirte en un mutante por política de estado.

La zona cero. Eso sí, si la buscas ahora en googlemaps lo han dejado precioso. Como el primark, que es una pasada —¿habéis estado? ¡tenéis que ir! ¡es una pasada!—.

,,—–,,

El domingo 7 de febrero nos juntaremos y honraremos, a tod_s nosotr_s, incluido tú que con el pedo que llevas no puedes ni leer, damnificadas de las lógicas de guerra del estado, apestadas, represaliadas, desalojadas, expatriadas, insumisas, hedonistas, habitantes de las grietas. Domingo de mañaneo, la hora zombi, desde las 12 hasta la hora de la cena. El mal llamado día tonto.

Electrónica de variopintos tags. whois Por la mañana, cafés y/o cubatas, habrá comida para reponerse, levantaremos muros para protegernos del sol. Pararemos el tiempo y pelearemos la lógica productivista.

A saber: Blovk, Ratface, Frankel, L-Man, Nueve, Aziks, VVV, One Path, Manglano y más mutis por confirmar. Sonidos e imágenes para un domingo de tecnoresistencia.

Quiero que vengan las que más porque espero encontrar al del montao y la hamburguesa y que desayunemos juntos y nos volvamos a mirar a los ojos, e invitarle a la caña que entonces se tiró encima. Por todas las que estamos en Polygon y ya no podemos salir.

Carabanchel mutante.-

/a Beria, mi padre/

>>https://www.facebook.com/events/1677501555831611/

22 Visitas